domingo, 27 de mayo de 2012

TEMA 4. CREACIÓN LITERARIA CON Y PARA NIÑOS DE INFANTIL


En este tema, vamos a hablar de la creación literaria con niños y la creación para niños. Vamos a ver, fundamentalmente, las estrategias que se usan en un taller de creación literaria y los recursos que podemos utilizar para aumentar nuestra biblioteca de aula.

1- CREACIÓN LITERARIA

En la creación literaria con o para niños, el papel del maestro puede ser el de dar sentido a la historia, el de ser creativo (crea la historia) y participativo (pone un principio o un final). Estos tres aspectos se resumen en un concepto llamado MEDIACIÓN: en este contexto, la mediación tiene lugar cuando el maestro crea con un niño pequeño (alumno) una historia o un cuento; En el caso de que el maestro creara un cuento para el alumno, estaríamos hablando del concepto de CREADOR.

Los estudios que existen sobre la creación literaria hecha con niños pequeños provienen de Gianni Rodari, que se dedicaba a ir por las escuelas activando la creatividad de los niños. Decía que cuando iban al colegio, con tanta información sobre la realidad y tanta prisa para que distinguieran esa realidad de la fantasía y fuesen objetivos, perdían toda su creatividad. Lo llamaba “Síndrome de la mente en blanco”. Defiende que ésta es necesaria en la vida porque cuando una persona se encuentra en ciertas situaciones duras o complicadas, consigue salir de ellas gracias a la creatividad. Es lo que se llama pensamiento divergente. Considera que la creatividad le proporciona al ser humano estrategias para la vida.

Lo que hay que enseñar a los niños es la capacidad para tener estrategias y poder desenvolverse ante todas las situaciones que se le presenten a lo largo de su vida. Hoy en día, se habla de competencias y hay que desarrollarlas para favorecer la resolución de problemas. 

Rodari, decía que había que activar la originalidad y la creatividad de los niños porque en la escuela se les cortaba. Durante la segunda mitad del siglo XIX, fue por toda Italia haciendo talleres de fantasía. Defendía que a los niños les hacía falta menos gramática y más fantasía, por ese motivo, publicó el libro “Gramática de la fantasía”. En realidad en Infantil, se podía y se puede decir que no pierden del todo esa imaginación innata que poseen, pero mas adelante, en Primaria la imaginación que traen trabajada se les arrebata. 

“Hay dos clases de niños que leen: los que lo hacen para la escuela, porque leer es su ejercicio, su deber, su trabajo (agradable o no, eso es igual); y los que leen para ellos mismos, por gusto, para satisfacer una necesidad personal de información (qué son las estrellas, cómo funcionan los grifos) o para poner en acción su imaginación. Para "jugar a": sentirse un huérfano perdido en el bosque, pirata y aventurero, indio o cowboy, explorador o jefe de una banda. Para jugar con las palabras. Para nadar en el mar de las palabras según su capricho. […] Definir el libro como "un juguete" no significa en absoluto faltarle el respeto, sino sacarlo de la biblioteca para lanzarlo en medio de la vida, para que sea un objeto de vida, un instrumento de vida. Ni tan sólo significa fijarle unos límites. El mundo de los juguetes no tiene límites, en él se refleja y se interfiere el mundo entero de los adultos, con su realidad cambiante. Hasta figuran los tanques, por desgracia...[…] Para una literatura infantil que no caiga sobre los niños como un peso externo o como una tarea aburrida, sino que salga de ellos, viva con ellos, para ayudarlos a crecer y a vivir más arriba, tendríamos que conseguir relacionar íntimamente estos tres sustantivos: imaginación-juego-libro.[…] Jugar con las palabras y la imágenes no es la única manera que los niños tienen para aproximarse a la realidad, pero ésta no significa ninguna pérdida de tiempo. Significa apoderarse de las palabras y de las cosas. Por eso sostengo que el libro-juguete (las fábulas, las aventuras, la poesía en la que la lengua juega consigo misma) ha de tener un lugar duradero en la literatura infantil, junto a otros libros que actúan sobre otros componentes de la personalidad infantil, abriendo otros caminos en el itinerario que tiene un extremo en el niño y otro en la realidad.”

(La imaginación en la literatura infantil por Gianni Rodari

Gianni Rodari se centra principalmente en la prosa pero, a raíz de sus estudios, surgen muchos mas pedagogos que abogan por la misma teoría. Debido a ello, en los años 90 la Educación Infantil dejó de ser una educación pensada, simplemente,  en el cuidado de las necesidades básicas del niño (guarderías). Comenzaron a surgir los libros de Educación Infantil. La sociedad se dio cuenta de que existían muchos niños menores de 6 años (que aún no se encontraban en edad escolar, no habían accedido a Primaria) y que tenían mucho potencial. Comenzaron a crearse leyes que hacían referencia a la Educación Infantil como la LOGSE y empezaron a publicarse cuadernillos, libros, estrategias… Además, de las investigaciones y artículos sobre educación que se publicaban a través de internet.

Debo mencionar en este apartado a M. Carmen Díez, una reconocida psicopedagoga y especialista en Educación Infantil, entre otras cosas.

“Ha aportado sabios saberes, no del todo pedagógicos, sobre la escuela de la vida. Una escuela en la que el protagonista ya no es el señor cuadrado, ni el otoño o la “t” de teja, sino que -como escribió Miguel Hernández- trajo la escuela del amor, la de la muerte, la de la vida. Una escuela donde se estudia, se vive y se siente; en la que se trabajan temas como los monstruos, los novios el miedo o los dinosaurios; en donde hay cajas de tesoros o de recuerdos; en la que se construyen libros-libres sobre sueños, poesías cuentos, canciones y trucos;”

(Magisterios con huella. Mari Carmen Díez Navarro por Cristóbal Gómez Mayorga.

2-CREACIÓN PARA NIÑOS DE INFANTIL

A la hora de crear un cuento para un niño, a parte de necesitar imaginación y creatividad, debemos tener en cuenta el tema y las características que va a tener. Aunque ya han sido mencionadas en temas anteriores, a modo de recordatorio se mencionan las siguientes: 

  • El debe debe basarse en algo que le interese al niño
  • Debe ser reconocible y cercano
  • Los personajes deben ser reconocibles (ya sean animales o humanos deben presentar rasgos de padre, madre, niño con la misma edad que el lector…)
  • Los protagonistas de deben identificar con el niño.
  • El tiempo debe ser indefinido o reconocibles, es decir, actuales.
  • El lenguaje debe ser sencillo pero tiene que tener cierta calidad literaria.
  • El vocabulario debe ser adecuado. Frases simples, con alguna subordinada o coordinada, de extensión, preferiblemente, corta.
  • Debemos tener claros qué valores queremos trabajar. Si vamos a crear un cuento paraliterario donde transmitir una moraleja o enseñanza, o si va encaminado a mostrar valores que hacen que el niño sea feliz.
Creamos literatura o textos paraliterarios, cuando queremos hacerles un regalo a los niños. A ellos les encanta que lo hagamos. 

FORMATO

Con respecto al formato, debemos ajustarnos a la economía de medios propia de una maestra y buscar materiales baratos, a ser posible, reciclables y duraderos. Debemos ser capaces de hacer libros que no se ensucien y no se rompan. 

La forma mas sencilla es usar un portafolio e introducir en él las hojas del cuento que hayamos creado, de modo que se lean por las dos caras. Se deben pegar con celo los bordes por los que el niño puede sacar las hojas. También existe la opción de usar cartulinas y folios, y plastificarlos para protegerlos. Se pueden encuadernar con anillas siempre que éstas no tengan posibilidad de abrirse.

Otro formato es el del cuento hecho con bayetas. Resultan resistentes y manejables para su uso, además de que se pueden coser y recortar para dar diferentes formas. 

También encontramos el cuento con forma de acordeón hecho con cartulina. Este tipo de cuento es perfecto para hacer una estructura acumulativa y circular.

MATERIALES

Para hacer un cuento, podemos usar todo tipo de materiales como telas, cartones, cartulinas, folios… Es mejor optar por plastificarlos porque debemos procurar que sean resistentes y manejables. Como se ha mencionado antes, el material más práctico y sencillo es el portafolio pero, en el caso de utilizar otros recursos, siempre pueden ser plastificados con plastificadora, o con forro para los libros.

Debemos asegurarnos de los rotuladores, pegamentos y elementos decorativos no sean tóxicos porque los niños pueden chupar los libros.

3- CREACIÓN CON NIÑOS DE INFANTIL

Cuando hagamos cualquier trabajo de creación literaria con los niños, a parte de premiar sus aportaciones, tenemos que intentar que respeten los turnos, así se trabaja la escucha a los demás y el egocentrismo. Si creamos unas normas de convivencia entre todos, las considerarán suyas y las respetarán. Existen dos tipos de creaciones:

1- CREACIÓN INDIVIDUAL
2- CREACIÓN CONJUNTA

3.1 CREACIÓN INDIVIDUAL

Este tipo de creación no quiere decir que cada uno se invente un cuento sino que es, en cierto modo, individual pero con un carácter cooperativo. 

PROSA

Un ejemplo de ello, es el caso del cuento viajero: Consiste en un libro preparado por la maestra (elige el formato y establece un comienzo) con una página por cada niño de la clase. La profesora propone la tarea de forma colectiva, elabora la primera página y se la pasa a un alumno para que continúe la historia. Entre toda la clase, pero de forma individual, cada uno de ellos participa en la creación del cuento. Los niños se lo van llevando a casa (los fines de semana o por la tarde) y elaboran la continuación de la historia, ayudados por su familia. Es necesario que esta ayuda sea de forma participativa de modo que ayuden en la utilización de algunos materiales. Nunca deben hacerlo los padres. En la medida de lo posible, NO debe ser el adulto el que lo haga, tiene que ser el niño el que crea y el adulto el que lo escucha, lo motiva y lo enseña a poner las letras.

Puede ser de cualquier temática. Las escuelas infantiles suelen trabajar por proyectos y concluyen haciendo un libro viajero sobre éstos. También puede darse el caso de que los niños saquen un tema y la profesora acabe enlazándolo con temas sociales, ambientales… Por ejemplo: Cómo viven las hormigas, los seres humanos… La idea es que cada niño haga su página, da igual que se repita, lo más importante es que al día siguiente el niño sea el protagonista de su parte de la historia y explique qué es lo que ha hecho, con quién, como lo ha hecho, etc.

Las ideas sobre la temática del cuento pueden surgir de la clase, la profesora puede plantear a los alumnos poner el título de la historia y, a modo de debate, llegar a una conclusión grupal. Se pueden hacer cuentos personalizados sobre las cosas que les gustan a los niños, sobre sus primeros días (en el parque, en el baño…). También se puede proponer a los padres la colaboración en la creación del cuento, explicándoles el número de fotos que se necesita del niño, que escriban las cosas que les gustan y las sensaciones que tuvieron (ellos, sus padres y su familia). Cuando faltan recursos y se quiere aumentar el rincón de lectura, la creación de cuentos sobre las experiencias de los niños es un buen recurso. A ellos les encanta ver que en su rincón hay cuentos en los que aparecen.

Puede darse el caso de que les pidamos a los niños que inventen un cuento y que después se lo cuenten a los demás. En este caso, el adulto no hace de mediador porque consiste en una creación espontánea y a los niños nos les cuesta ningún trabajo.

3.2- CREACIÓN CONJUNTA

PROSA

Cuando actuamos como mediadores, las creaciones literarias pueden ser de dos tipos:

1- CREACIÓN POR LLUVIA DE IDEAS: La maestra plantea un tema (bien elegido por ella o por los alumnos), la estrategia que se va a utilizar, un título…; se pone en la pizarra y copia lo que van diciendo los niños, a modo de guía. Una vez que tiene las pautas básicas, los niños van levantando las manos para tomar decisiones de forma democrática y construir la historia.

2- CUENTO HECHO POR ENCADENAMIENTOS: Aquí hablamos de verbo encadenado. El procedimiento es similar, se dan unas pautas iniciales y nos ponemos de acuerdo con los personajes, cómo queremos que empiece la historia, cómo tiene que seguir… No tendrá mucha lógica para los adultos porque los niños tienen una imaginación y un mundo distinto al nuestro. Para ellos los animales hablan, las personas se convierten en polvo, resucitan… En este tipo de creación, el maestro debe preguntar el porqué de las cosas, para que ellos argumenten sus razones.

TALLER DE PROSA

1. El dibujo.

Sólo hay que mirar una ilustración, un mural, un dibujo… observar todo lo que aparece representado: qué hacen los personajes, dónde están, quiénes pueden ser… e inventar un cuento.

2. Secuencias.

Un poquito más difícil: una historia en imágenes secuenciadas debe servir de base para la historia. Se trata de “leerla” desde la iconografía y convertirla en texto oral.

3. Historias mudas. 

Se escogen una serie de ilustraciones que no tengan nada que ver. Se ordenan y se inventa una historia que las reúna todas.

4. Binomio fantástico. (Gianni Rodari)

A partir de dos palabras sin relación aparente (ej. luz y cartera) se inventa una historia. Pero ¡ojo, hay que echarle mucha imaginación!

5. Hipótesis absurda. (Gianni Rodari)

¿Qué ocurriría si las plantas, una mañana, comenzasen a hablar? Inventad nuevas hipótesis absurdas y haced la historia correspondiente:
(Esta mañana ha ocurrido algo muy extraño: las plantas hablaban. Los geranios de las ventanas cotilleaban sobre lo poco que los riega mamá y el poto del salón gritaba y gritaba que estaba harto de la televisión......)

6. Minicuentos. 

¿Has visto los cuentos de Calleja? Pues corta un folio en todas las mitades posibles  hasta hacerlo del mismo tamaño y escribe, con letra de chuleta, un cuento pequeñito. Puedes ilustrarlo, si quieres; a los niños les encantarán.

7. La liberación de mujer

Como sabéis, en la mayor parte de los cuentos populares, el papel de la mujer es siempre pasivo y ajustado a la visión tradicional (esperar al “príncipe” que la salve o se case con ella). Desde principios de siglo, la teoría literaria feminista ha propuesto revisar nuestros clásicos y hacer de las protagonistas, personajes activos en la historia. ¿Lo intentamos con uno cualquiera? Puede ser un cuento folclórico o una novela, o, incluso una película.

8. Cuentos múltiples por núcleos.

Dividid, cada uno, un folio colocado en vertical, en seis columnas iguales (bien medidas) y horizontales. Cortadlas dejando un margen de 5 centímetros a la izquierda. Escribid un cuento breve sobre el siguiente esquema:

1ª columna: 
Érase...................................................................................
2ª columna:
 Que....................................................................................
3ª columna:
 Cuando...............................................................................
4ª columna: 
Entonces..............................................................................
5ª columna: 
Se.......................................................................................
6ª columna: 
Y........................................................................................

Juntad todos los cuentos y unidlos por el margen de la izquierda. Podréis leer múltiples cuentos  si abrís los seis por lugares diferentes que correspondan a cuentos distintos.

9. Estructura de un cuento en otro espacio o tiempo.

¿Qué tal Alicia en el País de los Romanos? o ¿El Flautista de Hamelin en la Guerra Civil Española? Inventad más posibilidades y escribid el final de los cuentos.

10. Y ¿Después del cuento?

Estamos acostumbrados a que todos vivan felices y coman perdices pero ¿Qué pasó con los 7 enanitos después de la "resurrección" de Blancanieves? ¿Tendrían muchos hijos la princesita y el príncipe rana? Inventad más posibilidades y escribid el final de los cuentos.

11. Palabras nuevas en un cuento popular.

¿Qué pasaría con el cuento de Caperucita Roja si tuviésemos que meter en él las palabras "marketing", "audiovisuales" y "aeropuerto"? ¿Y con el cuento de los 7 cabritillos si en él apareciesen las "nuevas tecnologías", el "constructivismo" y un "cohete espacial"? Inventad más posibilidades y escribid los cuentos.

12. Cuentos al revés.

Los buenos pasan a ser malos y los malos buenos. Los feos, guapos y los guapos, feos. Los listos, tontos y los tontos, listos. ¿Cómo sería la historia de Negrocarbón y los 7 gigantes? Inventad más posibilidades y escribid los cuentos.

13. Apellidos.

No se trata de investigar en la genealogía familiar. Se trata simplemente de inventar  el escudo de nuestro apellido, dibujarlo e inventar la historia que justifique sus elementos. ¡Puede remontarse a la Edad Media! ¡Y hasta a la Prehistoria!

14. La bandera.

Arturo de Bretaña fundó Camelot, su país ideal: inventó su bandera, creó sus leyes y vivió su historia... Se trata de hacer lo mismo, pero sobre el papel, ¡no sobre la clase ni sobre los compañeros!

15. Biografías a partir del nombre.

¿Quién fue Vicente Nario? y ¿Leo Pardo? Y ¿María No? Y ¿L. Fante? Y ¿Robin Hood Crusoe? Y ¿Cállate Kid?... Inventad más posibilidades y escribid los cuentos.

16. Historias en primera persona.

¿Qué contarías si fueras un objeto de la vida cotidiana como una cafetera, un huevo, un bolígrafo o un tomate? Inventad más posibilidades y escribid el cuento.

17. El título metafórico.

Escoged un verso de un poeta surrealista, un verso extraño, metafórico y descontextualizado. A partir de él escribid una historia. ¿Qué tal "La tarde loca de higueras" o "En el presidio de una almendra esclava" o "En el insomnio de las cañerías olvidadas"?


VERSO

La idea que tenemos de la poesía, a veces, es equivocada. La poesía no tiene por qué rimar obligatoriamente. Ha rimado desde los griegos hasta la generación del 27. Durante el siglo XIX sino rimaba no era poesía. Se diferencia del resto de producciones por cómo se colocan los versos. La poesía es, de todos los géneros literarios, el que más utiliza la función poética. 

En la actualidad, no es obligatorio que rime porque la generación del 27 abrió una puerta a este tipo de creación y posee producciones en verso libre (poesía sin rima) y versículo (poesía sin rima y sin ritmo).

Con los niños no nos tenemos que obcecar en hacer rimas. A veces, por rimar se cambian las estructuras morfosintácticas y la oración deja de ser una expresión real. La rima es un elemento sintáctico pero no es el fundamental. Durante las creaciones, a veces, salen rimas sin querer porque, por oído musical, la mente busca palabras que rimen. Lo que no debemos hacer es forzarlas. 

En Infantil, la poesía debe consistir en jugar con las palabras. El concepto es que vamos a construir con las palabras y vamos a jugar con ellos. Consiste en hacer creaciones conjuntas de versos. Los niños se suelen emocionar al ver su creación. Por ejemplo, los pareados consisten en utilizar como recurso literario la rima. La Ballena Elena, El tiburón Ramón… Como he dicho anteriormente no es obligatorio ni necesario hacer rima pero, en el caso de que se haga, les encanta el juego de las palabras y enriquece su vocabulario. Podemos prepararnos palabras que rimen con sus nombres (en internet existen diccionarios de rimas).

Los niños están jugando con el lenguaje, motivo de más para que pueda ser divertido y absurdo. Lo importante es crear, disfrutar, jugar con las palabras y aumentar nuestra biblioteca de aula de forma que los libros que creemos tengan la misma importancia que los libros que ya existen.

“el lenguaje poético y gran parte de sus manifestaciones (la metáfora, la metonimia, la hipérbole, la personificación, la cosificación, la asimilación, la onomatopeya, la repetición…) son connaturales a la competencia comunicativa del niño de Educación Infantil. En esta etapa, en la que construye su propio lenguaje verbal a partir de lo que ya conoce, a partir de lo que va experimentando, de sus relaciones y de sus generalizaciones, el mundo es para él un extenso poema lleno de maravillosos juegos expresivos que interpreta y hace suyos convirtiéndose en el juglar más creativo e iluminado que pudiésemos imaginar.[…] nosotros, los adultos, tenemos demasiada prisa por llevar al niño a la realidad de nuestro lenguaje, de nuestra percepción del mundo y de nuestra verdad[…]Cuando un niño dice, por ejemplo, que el tren “anda por encima de escaleras”, nos apresuramos a explicarle que, eso no son escaleras, sino vías y, si somos muy quisquillosos, intentamos hacerle ver que el tren no anda, sino que rueda. Y bien. Este es el punto de vista realista y pragmático del adulto pero ¿dónde ha quedado esa metáfora tan bella, tan lírica que cualquier poeta querría descubrir y utilizar? ¿A dónde nos lleva esta escalera maravillosa por la que el tren anda como en un país de fantasía? […] Andar por rodar: personificación. Escaleras por vías: metáfora. Dos elementos del lenguaje poético que, el niño, sin conocer nada sobre las figuras literarias interpreta mágicamente en el mundo que está descubriendo, que está construyendo. […] ¿No sería mejor dejar que el niño vaya descubriendo el mundo por sus ojos y no por los del adulto que ya a perdido casi toda la capacidad de maravilla, para el que la realidad apenas tiene secretos? ¿No será mejor dejar que el niño se exprese en sus cien lenguajes sin robarle ninguno de ellos y escucharle mientras nos devuelve cada metáfora perdida, cada metonimia perdida, cada personificación perdida? El mejor camino será siempre poner en primer plano el respeto por la subjetividad de la infancia. La curiosidad, la trasgresión, la creatividad, la poesía están presentes en cada niño y lo seguirán estando si somos capaces de reconocerlas, tenerlas en cuenta, fortalecerlas. Y llegará el momento en que el tren ruede sobre vías sin que por ello deje de andar sobre escaleras.”

EL PENSAMIENTO POÉTICO EN LA INFANCIA por Irune Labajo González

UTILIZACIÓN DE FIGURAS PARA HACER CREACIONES EN VERSO CON LOS NIÑOS

Todos utilizamos, a menudo, expresiones en las que aparecen las siguientes figuras literarias:

1- COMPARACIÓN
2- METÁFORA
3- HIPÉRBOLE

LETANÍAS

La letanía es una estrofa en la que todos los versos se refieren a lo mismo y acaban en punto. Son frases cortas que empiezan siempre de la misma forma y en las que se usa la comparación, la metáfora o la hipérbole. Es la estrofa ideal para los niños de infantil porque no cambia de tema. Por ejemplo, queremos crear una letanía sobre la primavera. Si utilizamos la comparación, todos los versos van a llevar la siguiente estructura: La primavera es como… Si lo ponemos en práctica en el aula, debemos copiar en la pizarra toda la lluvia de ideas que tienen los alumnos, para después leerlo haciendo una selección. También, podemos añadirle pictogramas o ponerle fotos. A modo de ejemplo, quedaría de la siguiente manera:

La primavera es como cupido.
La primavera es como un arco iris.
La primavera es como un perfume.
La primavera es como una caja de pinturas.
La primavera es como un mundo de colores.
La primavera es como las mariposas.
Para cerrar, podemos acabar con una frase de cierre como “¡La primavera es así!”

ADIVINANZAS

La creación de las adivinanzas sigue el mismo proceso que el  de las letanías. Se usa la comparación y se utilizan frases que siempre tienen la misma estructura. Lo que siempre buscamos es que jueguen con el lenguaje y que se expresen para que tengan interés porque, cuando se sienten identificados con la literatura, aprenden mucho más. 

¿Quién es?
Es como una sonrisa
Es como una caricia
Es como el agua
Es como una estrella fugaz
Es como el cielo
Es… un delfín.

Las adivinanzas dan mucho juego y, por eso, les gusta crearlas. Pueden elaborarlas en el aula y después llevárselas a casa para que las adivinen sus familiares.

METÁFORA

Si a los poemas creados hasta ahora les quitamos el “como”, conseguimos crear una metáfora. Podemos explicarles a los niños lo qué es una metáfora y jugar con las palabras para elaborarlas. Por ejemplo:

El delfín es una sonrisa
El delfín es una caricia
El delfín es agua…

Ramón Gómez de la Serna es el creador de las greguerías. Son breves composiciones en prosa o comentarios ingeniosos y humorísticos sobre aspectos de la vida corriente. Definió la greguería como humorismo + metáfora. Gómez de la Serna, empezó a buscar la innovación literaria, tal vez, antes de cualquier otro vanguardista español.  Ya mucho antes de la Primera Guerra Mundial, estaba en contacto con el futurista Marinetti, traducía importantes textos artísticos y dirigía una tertulia literaria (ahora famosa) en el café El Pombo. Llegó a ser, más tarde y para la Generación del 27 en particular, un maestro literario, un ejemplo del artista innovador.

 GREGUERÍAS:

Los bebés con chupete miran al fumador en pipa como a un compañero de cochecito.
_________________
 
En las cajas de lápices guardan sus sueños los niños.
_________________
 
El niño intenta extraerse las ideas por la nariz.
_________________
 
Son molestas las medicinas en cuyo prospecto nos llaman "adultos".
_________________
 
Ese niño que lleva una sandía, parece ir a dar lección de geografía.
_________________
 
Principio de primavera: un niño solo en todo el tiovivo.
_________________
 
El niño grita: "¡No vale!"... "¡Dos contra uno!", y no sabe que toda la vida es eso: dos contra uno.
_________________
Cuando anuncian por el altavoz que se ha perdido un niño, siempre pienso que ese niño soy yo.

(Greguerías Ramón Gómez de la Serna  (1888-1963)

HIPÉRBOLES. “TAN-TAN”

Consiste en exagerar, aumentando o disminuyendo la verdad de lo hablado, de tal forma que el que reciba el mensaje, le otorgue más importancia a la acción en sí y no a la cualidad de dicha acción.

ENCADENAMIENTO

Los encadenamientos les encantan a los niños. Nos sale un poema con el que podemos hacer un pictograma o un cuento. Se pueden recopilar los poemas que van haciendo los niños y crear un libro de poemas donde, en lugar de utilizar una página con una frase, sea una página por poema. 

Dentro de la "generación del 27", la poesía de Rafael Alberti ofrece una gran variedad. Su trayectoria se inicia ya con una obra maestra: Marinero en tierra (1924), a la que pertenece esta composición. Como es sabido, lo esencial de ese primer libro es la nostalgia del mar su paraíso perdido.

Si mi voz muriera en tierra,
llevadla al nivel del mar
y dejadla en la ribera.
Llevadla al nivel del mar
y nombradla capitana
de un blanco bajel de guerra.
¡Oh mi voz condecorada
con la insignia marinera:
sobre el corazón un ancla
y sobre el ancla una estrella
y sobre la estrella el viento
y sobre el viento la vela!


ACRÓSTICO

Es un texto que se puede leer en dos direcciones, de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo. El más antiguo es el de La Celestina. En el prólogo, se puede leer que fue creado por Fernando de Rojas. Aparecen mucho en los libros de Infantil de los ingleses. En España no son tan usados. 

El silencio escuda y suele encubrir
Las faltas de ingenio e las torpes lenguas;
Blasón que es contrario publica sus menguas
Al que mucho habla sin mucho sentir.
Como la hormiga que deja de ir
Holgando por tierra con la provisión,
Iactóse con alas de su perdición:
LLeváronla en alto, no sabe dónde ir.
El aire gozando, ajeno y extraño,
Rapiña es ya hecha de aves que vuelan;
Fuertes más que ella por cebo la llevan:
En las nuevas alas estaba su daño.
Razón es que aplique a mi pluma este engaño,
No disimulando con los que arguyen;
Así que a mí mismo mis alas destruyen,
Nublosas e flacas, nacidas de hogaño.
Donde ésta gozar pensaba volando,
O yo aquí escribiendo cobrar más honor,
De lo uno y lo otro nació disfavor:
Ella es comida y a mí están cortando
Reproches, revistas e tachas. Callando
Obstara los daños de envidia e murmuros;
Y así navegando, los puertos seguros
Atrás quedan todos ya, cuanto más ando.
Si bien discernís mi limpio motivo,


Para hacer acrósticos con niños, lo mejor es emplear nombres propios. En el caso de hacerlos en el aula de infantil, debemos tener en cuenta que hay que hacérselo a todos los alumnos. También los podemos recopilar y hacer un libro con los acrósticos de cada alumno y sus fotos. En este caso, no se deben componer de más de una palabra. Se trata de usar adjetivos que les definan por eso, no vamos a seleccionar todo lo que digan. Favorecemos que el niño piense en su vocabulario. Una vez se ha hecho la lluvia de ideas, se pueden votar las palabras que quieran. Esta actividad puede tener de título “Cómo te llamas”. También se puede crear un cuento que empiece con la primera letra y continúe hasta terminar el nombre, podemos añadirle fotos. Cuando se repiten los nombres, es necesario poner el apellido porque cada niño debe tener el suyo.

TALLER DE VERSO

1. ¿Cómo es?

Inventar comparaciones cómicas sobre objetos y personas del entorno.
- El sol es como una galleta achicharrada que quema si la tocas.
- La pizarra es como la pecera de los peces abisales.
- La profesora de literatura es como...

2. Tantanes.

Crear (no recordar) chistes hiperbólicos del tipo:
- Era tan pequeño, tan pequeño, que se sentaba en una peseta y le colgaban los pies.
- Tenía una nariz tan larga, tan larga, que la usaba para rascarse el ombligo.

3. La letra madre.
Elegir una letra y construir una frase en la que todas las palabras léxicas contengan esa letra.

4. Trabalenguas.

Inventar trabalenguas utilizando palabras con repetición de sonidos difíciles de discriminar.
(tra/tre/tri/tro/tru; bla/ble/bli/bli/blu; etc...)

5. Adivinanzas.

Pensar un objeto o una persona. Definirlo, sin nombrarlo, de modo que los demás puedan averiguarlo.

6. Pareados.

A estas alturas seguro que sabéis hacer un pareado. ¡A ver a quién le sale uno más divertido! ¿Y más romántico? ¿Y más...?

7. Greguerías.
¿Os acordáis de la actividad nº1? Pues ahora se trata de hacer las mismas comparaciones, pero sin el "como". Podéis empezar quitándolo de las que ya tenéis y luego inventar otras nuevas.

8. Letanías.
Ya podemos empezar a escribir poemas sencillos. Pensad un tema y componed cada verso con una frase corta que os sugiera. Cada frase debe acabar en punto. ¡Y está prohibida la rima! Por cierto, una letanía tiene, al menos, diez versos.

9. ¿Cómo te llamas?

Vamos a hacer un acróstico sencillito con las letras de vuestro nombre. Cada letra, en vertical, debe iniciar una palabra en horizontal. Intentad que las palabras tengan relación con vosotros.

10. Acrósticos.

Seguimos haciendo versos sin rima. Pensad una palabra: objeto, animal, sentimiento...  escribid un acróstico, pero cada verso debe estar compuesto no ya de una palabra, como en la actividad anterior, sino de una oración cortita o de un grupo nominal. Hay que intentar que todos los versos tengan relación con la palabra elegida: que sirvan para describirla o que la sugieran, que expresen lo que os hagan sentir...

11. Caligramas.

Un caligrama es un poema visual, un poema en el que, por medio de las palabras, se dibuja el objeto del que se habla. Cuando se trata de algo inmaterial, se dibuja un símbolo (beso = labios; paz = paloma...)

12. Repeticiones.

Sabéis lo que es un estribillo... Inventad un verso que vaya a servir como estribillo de vuestro poema. Si todavía os da un poco de miedo escribir poesía, escribid vuestro poema de repeticiones con el siguiente esquema: estribillo + verso + estribillo + verso + estribillo...
Si os atrevéis juntad tres o cuatro versos entre estribillo y estribillo.
No intentéis rimar. El ritmo de la repetición y la rima del estribillo ya es bastante para que resulte poético. No olvidéis, tampoco, la comparación, la hipérbole, la aliteración y la metáfora trabajadas en las primeras actividades.

13. Poema de preguntas.

El poema se compondrá de un verso interrogativo y el siguiente como respuesta. Así, sucesivamente.

14. Encadenamiento.

Encadenar frases es de lo más sencillo: la segunda comienza con la palabra con la que terminó la primera. Encadenar versos es igual de sencillo si entendéis por verso una oración acabada en punto. Y recordad: olvidáis de la rima.

15. Recreación de poemas.

Buscad un poema cortito. Si cambiéis el sujeto del poema por otra persona, animal u objeto, deberéis cambiar otras palabras relacionadas con esta. ¿Qué tal os ha quedado?

16. Enredar poemas.

Dos poemas breves se pueden enredar en uno solo, compuesto por versos descolocados de los otros dos.

17. Poema absurdo.

Los poemas absurdos, a parte de presentar un contenido absolutamente extraño, introducen como versos o como elementos de sus versos números, onomatopeyas, recortes de revistas... incluso dibujos. Leed los poemas "Me aburro" y "Buster Keaton..." de Rafael Alberti para haceros una idea. Escribid un poema absurdo.
Poner rima a un poema absurdo es algo así como ponerle una minifalda a un futbolista.

18. Poema sobre canción

Elegid una canción. Fijáos en sus versos. Se trata de cambiar la letra a una canción contando con el ritmo de la música. Aquí sí que puede haber rima, normalmente asonante, porque muchas veces lo exige la canción.

1 comentario: